Es importante saber que la mayoría de adultos perdemos unos 125 cabellos al día debido al ciclo natural del folículo piloso. 
Sin embargo, en la gran mayoría de los hombres la principal causa es la alopecia androgenética hereditaria, conocida como “calvice de patrón masculino o MAGA”, donde la acción de la hormona dihidrotestosterona (DHT) en varones genéticamente predispuestos es decisiva para que se desencadene la caída del pelo. Esto no sólo es propio de varones, sino que también algunas mujeres pueden verse afectadas aunque con un patrón de distribución diferente (FAGA), sufriendo una pérdida de densidad en la zona frontal.
El cabello que es genéticamente susceptible a la alopecia androgenética (por lo general el de la zona frontal y central del cuero cabelludo) comienza a reducirse en su diámetro y longitud durante cada “ciclo vital” de 3 a 5 años, hasta que desaparece. La parte posterior y de los laterales del cuero cabelludo suele ser genéticamente “permanente”, con lo cual está destinado a mantenerse durante el resto de la vida. 
Entre las causas más frecuentes de caída del cabello, en su mayoría reversibles con tratamiento, se encuentran: enfermedades del tiroides, déficit de hierro, estrés (p.e: someterse a una cirugía), dietas muy hipocalóricas, el postparto y ciertos medicamentos. Por otro lado, hay otras que afectan al folículo piloso de manera irreversible produciendo una pérdida permanente del mismo: el lupus eritematoso, el liquen plano pilar, y las quemaduras, entre otras.

 

                                                                  

 

Actualmente disponemos de tratamientos médicos para combatir la alopecia, así como tratamiento quirúrgico (microinjerto o trasplante capilar) que ofrece una solución permanente para la pérdida del cabello.  
En el caso de la cirugía, el número de injertos dependerá de la superficie alopécica a cubrir, aunque por supuesto también de la cantidad de cabello en la zona donante y de las características del mismo. En el caso de realizar un trasplante, los cabellos injertados suelen comenzar a crecer sobre la 10-16 semana post cirugía y permanecen el resto de la vida. Es necesario tener presente que dependiendo del grado de alopecia pueden ser necesarias 1 o 2 sesiones de trasplante.
En airklinic evaluamos el problema específico inicial del paciente ofreciéndole tratamientos para recuperar el cabello, siempre que esto sea posible. Para ello se realiza un diagnóstico médico inicial y en el caso de que se trate de una alopecia irreversible, se opta por el trasplante capilar. Disponemos de quirófano propio, sin necesidad de desplazamientos ni intermediarios.
Queremos que cumplas el sueño de volver a disfrutar de una imagen con la que sentirte felíz y joven.